Chicureanos

 

LA FAMILIA ANTE TODO

Chicureanos

A mis 58 años, haber dejado de trabajar y de recibir ese ingreso mensual, fue la mejor decisión que pude haber tomado. Se preguntarán porqué, si todos sabemos que el dinero siempre hace falta y –sobre todo en la vejez- escasea. La respuesta es, simplemente, porque sin ese tiempo libre no habría podido disfrutar de una madre centenaria, la compañía de un hermano a quien ayudé a rehabilitarse después de un accidente, y la maravillosa presencia de mi nieto. Ese tiempo y esas experiencias de vida, no se pagan ni con todo el dinero del mundo.

 

Todo partió cuando mi madre tenía 99 años. Ella estaba muy bien para su edad, lúcida e independiente. Todos los días esperaba que yo volviera del trabajo con el traje de baño puesto, para que nos metiéramos a la piscina. Yo salía a las 6 y el rato que podíamos disfrutar del sol era muy corto; así que decidí hablar con mi jefe y pedirle un horario de verano: entrar y salir una hora antes. No hubo una buena recepción y después de varias conversaciones me ofrecieron salir con algo de dinero. Era un “despido bonito”. En principio no me pareció bien, pero al día siguiente de esta propuesta, mi hermano -2 años mayor que yo- mi partner de la vida, tuvo un accidente en moto y quedó muy mal. Decidí que lo mejor era aceptar la propuesta y aprovechar el tiempo libre para disfrutar a mi madre y ayudar en la rehabilitación de mi querido hermano. Así fue. Mi madre vivió hasta los 102 años y fue siempre autovalente, por lo que no la cuidé, sino que la disfruté cada segundo; y mi hermano –gracias a su propia voluntad de salir adelante- logró rehabilitarse. En el camino además, llegó a nuestra familia mi nieto. Un príncipe con el que he podido compartir maravillosos momentos.

 

¿El dinero? Claro que falta, pero con mi marido hemos vivido la vida que quisimos vivir, hemos sido felices y ahora, nuestros 3 hijos ya son adultos, 2 de ellos casados, los 3 profesionales… Tendremos que reducir nuestro espacio y cambiar esta parcela con piscina que fue el punto de encuentro de tantas reuniones familiares, pero seguiremos cerca de nuestros hijos, volveremos a formar parte del Stadio Italiano y tendremos nuestra misma vida social de una forma más acotada. Esa fue nuestra decisión y solo puedo decir que ¡soy feliz con la familia que tengo!. VDS

 

Por Ángela Seisdedos A.




Portadas
Panoramas Chicureo
Ofertas

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.