Chicureanos

 

COMPATIBILIZANDO MI VIDA
CON MI VOCACIÓN

Desde que tomé la gran decisión de mi vida, de ingresar a Carabineros de Chile en el Grupo de Formación Policial “Cerrillos” en el año 2012, mi vida se ha envuelto de alegrías y bienestar, desarrollando mi profesión con amor a la Patria y cercanía con las personas, las cuales día a día, reconocen mi labor profesional, que desarrollo felizmente en la Subcomisaría de Carabineros Chicureo.

 

Compatibilizar mi desarrollo profesional, con mi vida privada no ha sido fácil, pero tampoco complicada, ya que ambas cosas las puedo desarrollar en forma paralela, donde se compatibilizan mis horarios de trabajo con los horarios de mis labores de madre en casa.

 

Hoy en día, en mi institución, se ha reconocido cada vez más la labor de la mujer carabinero, entregándole más responsabilidades de mando y reconociendo la gran labor que desarrollamos como mujeres en nuestros distintos servicios policiales, y eso, inclusive, trae consigo el nombramiento de la primera mujer general, que incluso pudiese llagar a liderar Carabineros de Chile en un tiempo más, lo que me mantiene aún más orgullosa de pertenecer a ella.

 

Mi hijo de 3 años ya puede observar y entender que su madre es carabinero y los identifica cuando paseamos juntos por diferentes lugares de la capital, alegrándose y saludando a mis colegas, algo que me da mucho orgullo porque me veo reflejada en ellos.

 

Cuando me encuentro en plena función de mi trabajo, en las calles de Chicureo, sobre todo cuando realizo labores de tránsito, mi mayor foco está en la seguridad de los niños que van a bordo de los vehículos y, lamentablemente, sin sus respectivas medidas de seguridad. Allí es cuando inmediatamente me nace el rol de madre protectora y hago detener a las conductoras que no se preocupan de la seguridad de sus niños y les hago saber que, al igual que ellas, soy madre y es por eso mi preocupación por evitar un accidente de tránsito.

 

Mi gran sueño de vida y profesional a futuro es poder cumplir mis funciones policiales en la comuna de San Javier, esperando que mi hijo Simón pueda estar más cerca de sus abuelos maternos y así, ellos ser partícipes del crecimiento de su nieto.

 

Puedo concluir expresando mi felicidad por pertenecer a Carabineros de Chile, ya que cuento con todo el apoyo en mis labores de madre y como integrante de esta noble institución. VDS

 

Por Yasna Valentina Lobos Arévalo
Cabo 2° Subcomisaría de Carabineros Chicureo



Portadas
Panoramas Chicureo
SanValentin

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.