Chicureanos

 

BULLYING

A todos nos puede pasar que un hijo pase por una situación así. Casos de bullying conocemos todos. Definido como el maltrato psicológico, físico y/o verbal que ocurre entre pares de edad similar en el contexto escolar, incluye el matonaje a través de las redes sociales (cyberbullying).

 

En mis años de trabajo con niños y adolescentes, siempre llegan casos en que este matonaje es parte del sufrimiento de una familia. Por supuesto que hay grados diferentes de bullying, así como también grados de susceptibilidad en los niños. Algunos parecen ser más sensibles y reaccionan más fácilmente que otros. Hay chicos que están más preparados para enfrentar a tiempo a quienes los agreden: responden asertivamente, tienen mayor habilidad para comunicar lo que sienten, suelen ser más seguros o sienten que los adultos están para protegerlos y avisan oportunamente.

 

El grupo que más preocupa es ese niño o adolescente sensible, ansioso, tímido, inseguro, que se va aislando y apartando del grupo, que tiene pocos amigos o ninguno. También aquel que tiene dificultad para controlar sus impulsos agresivos y el grupo lo rechaza por este motivo. Igualmente se ven afectados aquellos chicos que son “diferentes”, ya sea por una condición física, psicológica o socio-cultural.

 

La única manera de proteger a los hijos es mantener un vínculo cálido y cercano con ellos. Escucharlos con atención, sin juicio ni crítica cuando nos cuentan algo. Creerles. Evaluar si como familia se puede solucionar el tema o si requieren de ayuda externa. Comunicarse siempre con el colegio. Mientras antes se pesquise un caso así, menos secuelas psicológicas quedan en ellos.

 

La invitación es a revisarnos como padres: ¿estamos realmente escuchando a nuestros hijos?, ¿estamos abiertos a considerar que nuestro hijo/a es un posible maltratador?, ¿estamos conformándonos sólo con que sean buenos alumnos? ¿Podemos ver que nuestra comunicación más profunda con ellos se ha empobrecido, por tiempo, por interferencia de tanta tecnología, porque estamos centrados en ganar dinero? ¿Estamos enseñándoles con nuestro ejemplo a ser más empáticos, tolerantes, inclusivos?, ¿los guiamos para ser más seguros y asertivos?

 

La invitación es a revisar lo que sucede en casa primero. VDS

 

Por Mónica Farías Fritsch
Psicóloga Clínica - Transpersonal
Consteladora Familiar



Portadas
Panoramas Chicureo
Fixture

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.