Imagen de Marca


¡TENGO LA SOLUCIÓN!

Por Juan Claudio Edwards
MsC - Consultor de Marcas


Un conocido mío, empresario (que no voy a decir su nombre porque después le hacen bulling), me confesó hace unas noches algo que yo sospechaba:

 

- Mira viejo, la cosa es simple: yo trato de no contratar mujeres porque les da por quedarse embarazadas y entonces quedo sin la ejecutiva por 4,5 meses…
- Bueno - le contravine - pero desde el punto de vista económico, eso no te cuesta ya que es la Isapre o Fonasa la que le paga…
- Sí, pero ¿y la continuidad?, ¿y el servicio al cliente?, ¿y quién hace esa pega?... Tengo que contratar una reemplazante y capacitarla… Y cuando está lista y entiende la dinámica de la oficina, la otra vuelve…
- Ya, pero…
- ¡Y eso no es todo! - me interrumpió mientras se iba enojando -. Cuando vuelve, ya no trabaja todo el día: que “la papa”, que el cólico, que la sala cuna… Y lo peor: ¡con fuero!... ¡Con fuero, won!... ¡Con fuero por casi un año!
- Ya, pero es lo correcto… Lo mismo le va a pasar a tu hija…
- No poh, viejo. ¡La Carolita es muy distinta! Ná que ver la Carolita en esto… Por eso, lo mejor es contratar hombres… Esos no se embarazan ni “dan papa” y se dedican a trabajar.
- Pero ahora hay posnatal de los padres… es casi lo mismo - lo contradije.
- ¿Pero en qué mundo vives? El tipo lo único que quiere es salir de esa casa donde la guagua llora todo el día y hay que cambiarle pañales y todo eso…
- Creo que te va a ir mal con esa postura -le dije. “Piensa que…
- ¡Se nota que no eres empresario, won!... - me volvió a interrumpir - Estos son negocios, y si no hay negocios, ¡el país no avanza!
Decidí no seguir discutiendo y acercarme a otro grupo que hablaba cosas con más sentido… pero el tema me quedó dando vueltas, porque seguro que hay muchos empresarios que piensan igual aunque no lo digan.

 

…Y creo que encontré la solución:
Lo que hay que hacer es darles prenatal, postnatal y fuero parental obligatorio también a los hombres que van a ser padres.

 

No, no se rían…
Piénsenlo: si a la empresa le “cuesta” lo mismo que un hombre o mujer vaya a ser padre o madre, entonces se acaba la discriminación. ¡Así de simple!
No habría ventajas de contratar a un hombre versus una mujer bajo el argumento de “se va a quedar embarazada”.
Me dirán que eso le costaría muuuuuucho dinero a las empresas, al sistema, al país… Sí, es posible, pero avanzar en igualdad siempre tiene un costo económico y una ganancia en equidad… y es la única forma de terminar con la discriminación de género en el acceso al trabajo.
Por supuesto habría que legislar al respecto y establecer protocolos, tales como que el hombre acreditara frente a los seguros de salud (Isapre o Fonasa) que va a ser padre, que se comprometiera legalmente a mantener a su hijo (a lo menos en un 50%) y probablemente muchos etcéteras.

Si implementáramos esta medida, ésta podría ser la primera de muchas que acaben con la discriminación contra las mujeres en el trabajo.

 

Por ejemplo: que los puestos de trabajo tengan una remuneración definida y sabida por los postulantes, independiente de su género (como sabemos, la brecha salarial en Chile es de 31.7% en contra de las mujeres para una misma posición).

 

Otro ejemplo: que todas las empresas cuenten o tengan convenios con salas cunas, independiente de la cantidad de mujeres que trabajen en ella.

 

Y este podría ser sólo el comienzo para lograr equiparar los deberes y derechos entre hombres y mujeres… no solo en el trabajo, sino en la vida diaria y social de nuestro país.

 

Desde mi mirada, no sacamos nada con alegar o marchar o gritar sin planes concretos, sin propuestas accionables o a lo menos estudiables…

 

¿En qué topamos? VDS


Portadas
Panoramas Chicureo
Fixture

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.