Gente en Acción


PEQUEÑOS GRANDES CHEFS

Gente en acción

Por Victoria Mordcovich L.


Convertirse en maestros pizzeros y disfrutar de una mañana completa de actividades es lo que Roberto Hasbún, dueño de El Establo, les regala mensualmente a niños y adultos con capacidades especiales y vulnerabilidad social. Un noble gesto basado en el amor hacia quienes más lo necesitan.

 

Hace ya unos tres años que Roberto Hasbún, dueño de El Establo y vecino pionero de nuestra zona, puso en marcha el proyecto “Un gran chef” una obra que básicamente tiene como objetivo dar amor; amor y tiempo de calidad a niños y adultos que necesitan apoyo y sentir que tienen un lugar dentro de nuestra sociedad. Él había vivido dentro de su familia una historia de discapacidad que lo marcó a fuego y su pensamiento, en ese entonces, fue: “tengo un restaurant, sé cocinar, cuento con la ayuda de un mago que tiene corazón de oro, sólo tengo que comprometerme y ofrecer este espacio a las instituciones”. Y así lo hizo.

 

Sus primeros invitados fueron niños de la sede de Coanil que está en Colina, quienes llegaron temprano una mañana con toda la intención de convertirse en maestros pizzeros. Ese día, Roberto les tenía preparadas pecheras especiales y sombreros de chef y, una vez que estuvo todo listo, comenzó la clase en donde cada uno preparó su propia pizza. Luego de eso, se les organizó una especie de celebración donde comieron lo que habían cocinado, disfrutaron de un show de magia y jugaron a los flipper durante un buen rato antes de volver al hogar.

 

Desde ese día, Roberto Hasbún intenta repetir el mismo esquema una vez al mes con diferentes organismos, pero reconoce que pese a sus buenas intenciones y de que él se encarga incluso del traslado, cuesta bastante concretarlo, a veces producto de las formalidades institucionales y otras, simplemente por falta de organización de quienes están a cargo. “Hay muchos niños que viven sin que nadie vaya a visitarlos o los haga sentir importantes. Este es un pequeño detalle, que disfrutan plenamente y que yo haría feliz todos los meses, porque me nace”, afirma este empresario, que además de ésta, realiza varias otras obras de compromiso y generosidad, como ir a pasar el año nuevo junto con sus hijos a un hogar oncológico de Ñuñoa o celebrarles la navidad a los hijos de sus empleados, vistiéndose él de Viejo Pascuero. “Para mí el amor es lo más importante; si no hay amor, no hay vida…uno puede vivir toda la vida con el cuerpo postrado, pero si el corazón está funcionando, funciona todo”, dice al final de la entrevista.

 

Contacto

Este proyecto está abierto a todas las instituciones o grupos que trabajen con personas en condiciones de vulnerabilidad física, mental y/o social. Es completamente gratuito y quienes deseen participar pueden contactarse a: rhasbun@elestablo.cl o al teléfono +569 68305473.VDS


Portadas
Panoramas Chicureo
Ofertas

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.