Portada


COFRADÍA A LA CARTA

Portada

Por Vania Brugal S.


No es fácil seguirles el ritmo, son intensos, habladores, divertidos, con la broma a flor de piel, sinceros, irónicos y muy distintos unos de otros. Pero los unen dos cosas: una gran amistad y la pasión por la gastronomía. Los cuatro tienen restaurantes en Chicureo, son competencia, pero decidieron hacer de esto una oportunidad para potenciarse y para sacar de la experiencia una amistad a prueba de fuego. Literalmente.

 

Al entrar al quincho de Jorge López, dueño junto a su señora del restaurante Mercatelli y famoso libretista y creador del personaje Yerko Puchento, se respira buen ambiente, la puerta del baño está pintada con los encendidos colores de la artista chicureana, Renate Newman y en las paredes abundan fotos en colores y blanco y negro que dan fe de noches de asados y carretes con amigos y familia. Se nota que en este lugar no se pasan penas, y muy bien lo sabe Didier Veracini, chef francés dueño del restaurante Pizza Bistró, que llega en su moto, saca un pisco sour hecho en casa y se sienta a conversar y reírse como si llevara mucho rato en el lugar. Lo mismo ocurre con Gilberto Correa, dueño de los restaurantes de mariscos y pescados Donde Gilberto, que entra bromeando sobre sus amigos “malas juntas” y se ríe de buena gana, para luego dar la bienvenida a otro motoquero, el uruguayo Marcelo Bugueño, dueño del Fogón del Leñador, loco por las carnes pero ante todo un tertulero de chiste fácil, igual que sus amigos.

 

Y si bien su amistad nació hace algunos años por cosas del destino y con la intención de ayudarse mutuamente, a protegerse y lograr beneficios en conjunto como dueños de restaurantes, esto pasó a un segundo plano, dando protagonismo a una amistad a prueba de todo. Incluso de bromas y sarcasmos que solo ellos entienden y aguantan muertos de la risa. Y es que el diálogo no para, ni las diferencias culturales e idiomáticas son barrera para la complicidad que se tienen.

 

Mientras uno cuenta un chiste, el otro lo interrumpe para seguir con una historia del recuerdo, luego uno los hace callar para tocar un tema importante que al final queda en un enunciado y vuelven las bromas, uno que otro comentario del negocio, de algunos logros en la lucha contra los robos y vuelta a la diversión sana de cuatro hombres de gran nobleza y espíritu aventurero.

 

UNIDOS JAMÁS SERÁN
VENCIDOS

 

UNIDOS JAMÁS SERÁN VENCIDOS

Gilberto viene de una familia del Sur, su padre era pescador artesanal que junto a su mujer instalaron un pequeño restaurante que funcionaba con tres mesas en el comedor de la casa familiar. Así, paso a paso y con mucho esfuerzo, el negocio fue convirtiéndose en cabañas y un lugar exclusivo, donde se reúnen turistas a comer los mariscos más deliciosos. En Santiago, tras varias peripecias, Gilberto perpetuó la tradición familiar, con sello propio y mucho orgullo, pues se nota que ama lo que hace.

 

En el caso de Jorge fue distinto, pues la experta en cocina es su señora, gourmet por excelencia, creció cocinando los más finos y ricos platos, hasta que un día él la invitó a hacer de este don un restaurante. Él ama la vida social, conversar mesa a mesa con los clientes y ver cómo disfrutan los distintos platos de la carta, además se encarga de la decoración y ambientación, junto a su señora hacen la mejor dupla Mercatelli.

 

Otra es la historia de Didier Veracini, que a pesar de que lleva varios años viviendo en Chile, no pierde su acento francés. Desde joven fue un trotamundos que se subió a su moto y recorrió los más increíbles lugares del planeta, hasta que llegó a nuestro país, se enamoró de una chilena, juntos viajaron en su moto y luego decidieron establecerse. Eligieron Chicureo, cuando aún era campo. Desde pizzas a domicilio hasta almuerzos para colegios, Didier se las ingenió para ganarse la vida e incluso pasó por televisión. Hasta que finalmente se instaló con Pizza Bistró y rápidamente se consolidó como chef.

 

En el caso de Marcelo, su señora es chilena y hace 13 años decidieron instalarse en Chicureo y hace 10 años se hizo socio de su suegro, que tenía bastante experiencia en el rubro gastronómico. Así nació Fogón del Leñador, que lo mantiene vinculado a las carnes pues como buen uruguayo, “por mis venas corren miles de asados, en todo recuerdo lindo de mi infancia hubo una parrilla. El futbol y el asado con los amigos, es parte principal de nuestra cultura”, señala orgulloso.

 

Normalmente estos amigos se van turnando para reunirse al menos una vez al mes. De hecho tienen un WhatsApp que se llaman “Unidos Jamás serán Vencidos”, evocando a los tres mosqueteros, cuatro en este caso. Y este nombre quedó grabado en cada uno de ellos cuando un día, hace ya algunos años, Didier se vio enfrentado a la pérdida total de su negocio, cuando un voraz incendio acabó con la totalidad del restaurante. Si bien hoy lo miran con humor y tienen una larga lista de chistes en torno al incidente, en ese momento la situación era dura y como siempre, se apoyaron.

 

En ese momento Marcelo Bugueño le ofreció una mano a Didier, “el preparó un lugar especial en el Fogón para que yo hiciera mis pizzas, con todo lo necesario”, recuerda el francés. Y Marcelo agrega que “lo pasamos muy bien mientras estuvimos juntos, en ese tiempo tuve la oportunidad de conocerlo más, muy agradecido de Dios por la oportunidad que me dio de compartir con ese francés todo ese tiempo”.

 

TIME OUT

 

Jorge López es una persona acogedora, que hace sentir bien a sus amigos, un buen anfitrión y sabe pasarlo bien, pero es muy claro al señalar que en su restaurante, “la vida social es para los demás, por eso cuando nos juntamos hacemos catarsis y lo pasamos muy bien”.

 

Gilberto cuenta que en su restaurante le pasa lo mismo, “a mí me dicen la alcuza, porque paso de mesa en mesa saludando a los clientes, conversando con ellos y eso a las personas les gusta, a mí también, pero uno se relaja cuando se junta con los amigos, a tomarse un trago tranquilo, sin tener que estar preocupado del trabajo”.

 

Al igual que sus amigos, Gilberto también es motoquero y fue gracias a una invitación que le hizo Marcelo a Mendoza. “Yo soy piloto de aviones, pero nunca me había subido a una moto y entonces Marcelo me prestó una. En pocos días tuve que aprender y después de eso no me bajé más”.


Por otro lado Jorge es futbolero y la pasión por este deporte la comparte también con Marcelo “yo soy puntero – señala Jorge - y Marcelo lateral, jugamos en una liga que tenemos en La Hacienda”.

 

Cuando se reúnen, lo que menos hacen es cocinar y lo que más les gusta es disfrutar de la buena compañía. “Antes nos juntábamos a tomar desayuno donde Didier, pero ¿quién aguanta unos Camembert con miel a las 8 de la mañana?, esas son cosas de franceses”, cuenta Jorge riendo.

 

SI YO FUERA RICO...

 

Quisimos jugar un rato con Marcelo, Gilberto, Jorge y Didier. Los pusimos en el caso hipotético de que se ganaran un yate de lujo y debieran escoger un destino, quien se haría cargo del timón, quién establecería la ruta, quién la comida y el tiempo de duración del viaje.

 

Al igual que en cada una de sus conversaciones, todo terminó en un montón de bromas y una serie de respuestas que nada tenían que ver con las preguntas.

 

Primero dejaron claro que no irían solos, buscarían alguna compañía para hacer más entretenido el recorrido, pero no se pusieron de acuerdo en cual. El repertorio fue desde Angelina Jolie hasta una profesora de Yoga. Lo que sí fue unánime es que a la hora de comer, llevarían a la mamá de Gilberto, pues nadie cocina mejor que ella.

 

El viaje duraría mínimo seis meses y recorrerían muchos lugares del planeta…incluso pondrían un Donde Gilberto en Cuba, en Croacia un Mercatelli, en Tahiti un Pizza Bistró y un Fogón del Leñador en Miami.

 

Al yate le pondrían El Chicureano y el capitán no lograron definirlo bien, pero al parecer las confianzas están divididas. Lo que tienen claro es que repartirían las “pegas” para no aburrirse y que comida es lo que menos va a sobrar: desde carpacho de locos, hasta un agnolotti, tablas de quesos y empanadas de plateada, todo un variado menú. El bar también se lo turnarían, para evitar accidentes. “Lo único que tenemos claro es que es un viaje sin retorno”, señala Jorge con una sonrisa. VDS

 



Portadas
Panoramas Chicureo
Ofertas

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.