Portada


CHICUREANOS
ONDA VERDE

Por Victoria Mordcovich L.


En el último tiempo cada vez más gente ha comenzado a tomar conciencia acerca de la importancia de volver a lo natural y cuidar, no solo el medio ambiente, sino también a nosotros mismos. Probablemente, el explosivo aumento de enfermedades con consecuencias irreversibles y que en muchos casos afectan a niños pequeños, haya sido un disparador para que muchos dejaran de lado el statu quo y comenzaran a ser gestores reales de este cambio.

 

Si tenemos en cuenta que, según datos de la ONU, casi 5 millones de personas mueren anualmente por la exposición a los tóxicos y que paralelamente con ello el planeta nos pide a gritos que lo respetemos un poco más, confirmamos que cada pequeño acto como el reciclaje, el consumo de alimentos menos procesados o el uso de productos de limpieza y cosmética naturales, es fundamental para sumar un granito de arena al desarrollo sostenible, que consiste en satisfacer nuestras necesidades pero sin comprometer la calidad de vida de las generaciones futuras.

 

En Chicureo contamos con muchos ejemplos de emprendedores que decidieron patear el tablero y aportar desde su lugar, con creatividad y compromiso. Para todos ellos, su actividad es mucho más que un negocio rentable y parte de su apuesta tiene que ver con concientizar al resto. Aquí les presentamos a algunos de ellos y ojalá sean cada vez más…

 

Carolina Blamey
(Beenat, envoltorios reutilizables)

 

“Me planteaba cómo reemplazar el film plástico que usamos para guardar los alimentos y de esa forma colaborar con el medio ambiente. Vi esta idea que lleva más de 10 años en Canadá y quise importarla, pero se me complicó mucho con las exigencias del SAG, por lo que decidí trabajar un prototipo chileno y hoy puedo decir orgullosa que logramos el producto que queríamos”, cuenta Carolina.

 

Se trata de un envoltorio hecho 100% con tela de algodón impregnada en una fórmula compuesta por cera de abejas, resina de árbol y aceite de jojoba, que protege y cuida los alimentos del aire y humedad, permitiendo que respiren, lo que hace que se desacelere el proceso de descomposición. Cada protector dura varios meses y se lava con agua fría y jabón suave (no lavalozas porque es más corrosivo) y luego se le pasa un paño suave.

 

Actualmente, esta emprendedora está trabajando con una diseñadora y su propósito es sacar pronto una línea con dibujos de flora y fauna chilena, especial para que los niños lleven su colación porque, según dice, Chile “tiene riquezas maravillosas que tenemos que destacar y hacer conocer”.

 

Los envoltorios se venden actualmente a través del sitio web www.beenat.cl, redes sociales y, fundamentalmente, por dato boca en boca. Pack de 3 envoltorios tamaño S, $8.500.

 

Susana Delgado
(Bolsikla, bolsas a partir de retazos y remanentes textiles)

 

Este emprendimiento busca reemplazar la bolsa plástica por una de género, confeccionada a partir de retazos y remanentes reutilizados. “Esto tiene un trasfondo mayor que la bolsa en sí, porque hoy por hoy vemos un sobre stock de bolsas contaminantes. Las nuestras son reutilizables y están hechas con fibras naturales, biodegradables y que no dañan el medio ambiente, además de que la durabilidad es de años. Una bolsa debe tener un uso mínimo de 100 veces para disminuir la huella de carbono”, explica Susana Delgado, quien tiene 35 años trabajando el rubro textil y coordina al grupo de microemprendedoras de Colina, que cosen para salir adelante.

 

Según explica, “el problema no está en la bolsa sino en el ser humano; el gran trabajo es educarnos”. En ese sentido, dice que es fundamental el incentivo desde el Estado y que es necesario generar conciencia, y enseñar para qué sirve reducir y reutilizar, de modo tal que el efecto ecológico no sea una moda.

 

Actualmente, y con la colaboración del colegio Kimen Montessori, Susana está postulando a un Fondart para montar una obra de teatro que permita crear conciencia medioambiental. Además, cuenta con una página donde comercializa ropa ecológica inspirada en la fauna y flora chilena. En cuanto a las bolsas, hoy las vende a instituciones y en forma directa a través de ferias. Las hay de todo tamaño y precios, pero, por ejemplo, una de 50x50cm cuesta $2000.
www.bolsikla.kurumi.cl

 

Valles del Sol apoya las acciones ligadas con la sustentabilidad y quiere dar impulso a aquellos emprendedores que tengan proyectos ligados con el medio ambiente, no solo desde las páginas de la revista, sino también desde la APP VDS, que se descarga gratuitamente en celulares y contiene todos los datos de la zona. Por ese motivo, los invitamos a enviar datos y contactos al mail directora@vallesdelsol.cl, ya que nuestra intención es darlos a conocer y, de esa manera, construir juntos un lugar mejor para vivir.

 

Claudia Arias
(Rutina sustentable: talleres, mercadito, consultoría y activismo medioambiental)

 

Su tienda online cuenta con productos que contribuyen a eliminar residuos tóxicos de la vida cotidiana, como pañales de tela, detergentes biodegradables, toallas femeninas reutilizables, etc. Sin embargo, su fuerte son los talleres en los que enseña a tener una vida más sustentable y a no contaminar, como Detox tu hogar, donde ayuda a tomar conciencia acerca de los productos que utilizamos para la limpieza de nuestras casas y enseña a prepararlos con ingredientes naturales. Es un taller teórico- práctico del que los participantes se llevan su desodorante ambiental, un limpiador multiuso y una crema limpiadora, todo hecho a partir de ingredientes amigables como el bicarbonato, el vinagre y aceites esenciales.

 

Otro de los talleres es Detox tu piel, donde enseña –entre otras cosas- a fabricar desodorante usando almidón de maíz, bicarbonato y aceite de coco, que es bactericida. Según Claudia, la premisa es “Si lo puedes comer, puedes ponerlo en tu piel”. Otro curso que va alternando se llama Detox solo mujeres, que tiene que ver con acciones más bien femeninas, como ir a la peluquería, pintarse las uñas, etc. Allí enseña a fabricar bálsamo labial, sérum para el pelo y desmaquillantes naturales.


“Este es un movimiento mundial y tenemos que ser generosos con el conocimiento. Lo que yo busco, más que vender productos, es que la gente se involucre con los ingredientes y sepa lo que está utilizando para que, de esa forma, tome conciencia respecto de cómo nuestros hábitos impactan en nuestra salud y en el medio ambiente”, explica Claudia.

 

Los lugares de reunión van variando entre Providencia, Las Condes y Chicureo.
www.rutinasustentable.cl

 

Bárbara Lewin
(Hungry bin y Vuelta verde)


“Yo trabajaba como publicista y un día, intentando evitar el taco, me perdí y vi un camión botando ramas en un sitio eriazo; al otro día me encontré con otro quemando y entendí que tenía que hacer algo”. Así nació su empresa, que ya lleva varios años realizando retiro de desechos vegetales en Chicureo. La idea inicial era hacer una planta de compostaje, pero no pudo obtener el certificado de cambio de suelo, por lo que decidió “buscarle la vuelta” para poder lograr su objetivo. “Recorrí varias plantas hasta que llegué a Armony, en Pudahuel, que tiene disposición final autorizada para llevar la materia prima, ellos la procesen y yo luego compro el compost y lo vendo”, explica Bárbara.

 

Hoy cuenta con 3 camiones y una camioneta, que mensualmente retiran más de 200 toneladas de ramas. “Estoy orgullosa de hacer esto y es un ejemplo para mis hijos, pero fue muy duro empezar con una empresa desde cero; hoy hay varias familias que trabajan con nosotros y viven de esto”, dice con voz firme.

 

Además de Vuelta Verde, Bárbara también representa en Chile y Latinoamérica la marca Hungry bin, un gran tacho que permite generar un flujo constante de lombrices para reciclar todos los orgánicos de las casas. En este tarro se echa todo el material orgánico y 2.000 lombrices operan para generar unos 2 kg de humus por mes. Su diferencia con la lombricultura tradicional es que funciona como un ecosistema en sí mismo, ya que uno no hace nada más que echar los desechos; es cómodo, no emite olores y no hace falta estar colando ni revolviendo. Bárbara tiene claro que no es barato: cuesta $300.000 “pero implica un cambio radical de vida”, asegura.


Contacto: www.vueltaverde.cl

 

Patricio Larraín
(Chicureo Sustentable, Punto Verde)

 

“Partimos hace 8 años y somos de esta zona, así que hemos visto la diferencia entre ayer y hoy y los efectos secundarios de nuestras acciones, como la contaminación y el tránsito, entre otros”, explica Patricio, quien comenzó retirando ramas junto con un socio y amigo, porque les molestaba ver como algunos camioneros tiraban desechos en lugares no permitidos, con el riesgo de incendio y enfermedades que eso conlleva. Al tiempo su negocio mutó y decidieron dejar la recolección y hacer un punto verde, donde hoy recepcionan por año más de mil camionadas de ramas, pastos y hojas provenientes de condominios y casas particulares. Su trabajo es descomponer esa materia prima a través de técnicas de compostaje y lombricultura, generando compost y humus, los mejores biofertilizantes del mundo.

 

Paralelamente, su empresa sigue realizando trabajos de chipeo en domicilio, donde puede transformar 10 m3 de ramas y 1 m3 de chips, que luego le sirven al dueño de casa como excelentes retenedores de humedad y activadores biológicos de los suelos.


“Devolvemos a la tierra lo que es de la tierra”, dice este joven emprendedor, quien comenta orgulloso que los productos que obtiene en Chicureo Sustentable cuentan con las mejores calificaciones de calidad, de acuerdo con la norma de compostaje chilena.

 

Según Patricio, su objetivo es replicar en otras comunas su punto limpio. “Estoy convencido de lo que estoy haciendo; es mucho más que un tema de dinero sino más bien del sentido que quiero darle a mi vida”. Para él, si bien la gente tiene hoy más compromiso con la sustentabilidad, sigue faltando educación para que todos entiendan que al quemar hojas, por ejemplo, nos perjudicamos todos, e insiste en que el trabajo individual debe ir de la mano de los organismos públicos. “Hay que dar alternativas: hoy para un vertedero no es rentable recibir ramas, porque les pagan por tonelaje y las ramas pesan poco. Por otro lado, los puntos limpios no reciben desechos orgánicos…no podemos seguir esperando porque la bomba va a explotar”, sentencia convencido.
www.chicureosustentable.cl VDS

 


Portadas
Panoramas Chicureo
Fixture

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.