Tu Casa


El taller de costuras de Mónica Mosler

El arte de relajarse creando

Tu casa

Por Macarena Tarrasón M.


Encantada sin quererlo por la técnica del patchwork y chicureana hace más de 20 años, Mónica Mosler nos abrió su taller y con él, una ventana  a su vida personal. “Empecé casi obligada. Mi marido trabajaba representando a una empresa brasileña de telas, cuando Doris Pontigo, una profesora brasileña de patchwork, se contactó con él porque  necesitaba telas. A él le encantó esta técnica que arma proyectos completos solo con pedacitos de genero, a mí no mucho; pero cuando fuimos a su casa y vi todo lo que se podía hacer, quise aprender.  Aparte de los cuadros se pueden hacer cojines, caminos de mesas, cubre camas, pieceras, bolsos y muchas cosas más. Entonces tomé clases y ya llevo 9 años en esto. Este tipo de costura me relaja y me da la posibilidad de crear”, nos confidencia.

 

MARIPOSA TRIUNFANTE

Este es el trabajo que más significado tiene para Mónica. Con él, participó en  el primer festival internacional de patchwork en Chile, que se realizó en 2005, y obtuvo el segundo lugar en técnica de aplicación, que fue la que me enseñó Doris Texeira, en un seminario que hizo en Santiago.

 

 

TESSELLATION

Realizado con una técnica llamada “piecing” y un diseño llamado “Tessellation”, este cuadro fue diseñado especialmente para el comedor. Es un orgullo para Mónica, ya que lo diseñó completamente: figura, colorido y quiltado (acolchado).

 

 

UN LIVING DIFERENTE

Este cuadro fue hecho especialmente para el living, ya que el resto de la decoración es de esos colores. “Quise hacer algo diferente, me gusta lo no tradicional y como tenía telas con estampados de diarios, me encantó el concepto y lo usé”, nos cuenta.

 

 

NIETAS EN PROCESO

Como toda abuela chocha, Mónica no podía dejar de retratar con su arte, la imagen de sus nietas. Empezó por Josefina, pero para ser justa, debían terminarse los dos cuadros al mismo tiempo, así que éste quedó en proceso de quiltado y ahora empezará con el de Catalina.

 

En un lugar del taller, cuelga también un móvil “lo hizo mi nieta Josefina uno de los tantos días que se quedó a alojar y está muy orgullosa de él”, nos cuenta.

 

 

LA HORA DEL TÉ

El momento de compartir con las amigas y la familia, debía quedar inmortalizado “Este es uno de los primeros trabajos que hice con la técnica de aplicación y quiltado”, señala.

 

 

RECONOCIMIENTO FAMILIAR

 

 

Este es el cuadro que más le gusta a Manuel, mi marido, por el gran trabajo que significó. Todo el diseño es quiltado a máquina. VDS






Portadas
Panoramas Chicureo
Ofertas

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.