fogon chicureo
vitesse

Portada


PSU 2020:
Una experiencia distinta

Por Vania Brugal S.


La mañana del 6 de enero de 2020, Nicolás, Maite, Blanca y Benjamín, jóvenes de Chicureo, se levantaron temprano a dar la PSU. Ya habían suspendido dos veces la fecha como consecuencia del estallido social en Chile y las amenazas de boicot. Los nervios y la incertidumbre, a diferencia de otros años, no estaban solo en los resultados, si no en poder realmente dar la prueba sin que atacaran la sede o filtraran los facsímiles. Ellos corrieron con mejor suerte que otros estudiantes chilenos y pudieron rendir lenguaje, matemáticas y ciencias sin mayores problemas, pero la experiencia los marcó y si de ellos dependiera, ninguno volvería a dar la PSU.

 

Blanca Larraín

Cuando cambiaron la fecha por segunda vez perdí todo el interés de seguir estudiando para algo que tal vez no se haría.

 

Blanca egresó del Colegio San José de Chicureo y como todos, llevaba un tiempo estudiando. “Para la primera fecha de la PSU me preparé como ocho meses – señala Blanca- pero terminaron siendo diez meses por todos los cambios de fecha que hubo en el camino”. Y es que Blanca se tomó en serio su entrada a la universidad, ya que le interesa estudiar Terapia Ocupacional o Enfermería.

 

Cuando ocurrió el primer cambio de fecha, Blanca lo lamentó, sin embargo, señala que “cuando cambiaron la fecha por segunda vez perdí todo el interés de seguir estudiando para algo que tal vez no se haría”. Desmotivada y sin ninguna certeza, Blanquita se presentó temprano el 6 de enero en el colegio de Colina donde le tocó rendir. Para su sorpresa, todo salió mejor de lo esperado.

 

“Al principio todos se veían muy nerviosos, porque por fin íbamos a dar la prueba. Después se calmaron las cosas porque vimos que era imposible que alguien externo entrara a interrumpir la prueba. Había mucha seguridad”, recuerda Blanca.

 

Tras su experiencia, es enfática en señalar que “no daría la PSU de nuevo, porque es un estrés innecesario que no hay porque repetirlo dos veces”.

 

Nicolás Briseño

Los grupos de ‘funa’ que aprovecharon todo el contexto del país para lograr lo que querían, terminaron afectando a mucha gente.

 

Nicolás estuvo estudiando durante todo 2019 porque quería entrar a estudiar Derecho. Sus fuertes eran lenguaje e historia, éste último requisito para entrar a su carrera. Y no se equivocó, pues obtuvo 804 puntos en lenguaje. “En un principio, la primera vez que movieron la prueba, me esperaba que la cambiaran, puesto que era muy reciente todo lo del “estallido social” y las cosas no fluían con normalidad, entonces ya me encontraba preparado mentalmente y no me influyó mucho. Lo que nunca vi venir fue el segundo cambio, la verdad es que me enojó bastante y me quitó mucho el ánimo de estudio, ya que iba a ser rendida en mitad de nuestras vacaciones, y ya comenzaba a imaginarme el estrés o las consecuencias de ello, pero, para mí suerte, esto no sucedió y rendí la prueba tranquilo”, recuerda Nicolás, “hubo grupos de ‘funa’ a la PSU que lamentablemente lograron invadir a algunos establecimientos, interrumpiendo a los alumnos que querían dar la prueba. Lo que sí puedo decir es que, al menos yo si sentí tensión, pero era más que nada los temores de posible ‘funa’ que no ocurrió”, señala.

 

Lo que no imaginó es que no daría la prueba de historia, para la que se había preparado todo el año “al entrar al colegio donde me tocó dar la PSU nos dijeron que se había suspendido”. Con mucha frustración e incertidumbre esperó la resolución de las autoridades, quiénes decidieron tomar el puntaje más alto de las tres pruebas rendidas y ese homologarlo en historia.

 

Como reflexión, Nicolás siente que “lo más cercano que viví de la ‘crisis social’ con respecto al proceso de PSU fue lo que pasó con la prueba de historia, los grupos de ‘funa’ que aprovecharon todo el contexto del país para lograr lo que querían y terminaron afectando a mucha gente”.

 

Maite Zamarin

somos niños, tenemos 18 años, tampoco estamos preparados para vivir algo así.

 

Maite no lo pasó bien con el contexto en que se dio la PSU, para ella esta prueba era significativa y se preparó, no solo estudiando, si no que emocionalmente había hecho un trabajo para estar tranquila ¿Su meta?: Ingeniería Comercial y más adelante pedagogía.

 

“Yo me había preparado mucho, y cuando me dicen que la habían cambiado fue un estrés para mí, no la quería dar. Y más encima el colegio nos recomendó que nos juntáramos con nuestros amigos para conversar del tema y eso fue lo peor, porque era un estrés acumulado entre todos y no nos hacía bien”.

 

“Muchos papás presionan a sus hijos por la PSU, los colegios también se preocupan, hasta la Coca Cola tenía publicidad de la PSU, es un año entero de presiones externas, luego viene esto y nosotros somos niños, tenemos 18 años, tampoco estamos preparados para vivir algo así”, reflexiona Maite.

 

El día de la PSU Maite llegó al Instituto Chacabuco enojada y sin ganas, pero a pesar de la enorme cantidad de contingente policial y padres resguardando el lugar, no pasó nada y pudo dar lenguaje sin problemas. “Diez minutos antes de dar la prueba de historia supe que la habían ‘funado’, pero me quedé esperando hasta que nos confirmaron. Llegué a mi casa llorando”.

 

Maite siente que ella tenía herramientas para enfrentar situaciones límites, pero sin embargo, esta situación puso a prueba sus capacidades y vivió meses de mucha angustia que no le gustaría repetir.

 

Benjamín Briseño

Personalmente no me vi afectado por lo que pasó con historia, pero muchos amigos dependían de esa prueba y los perjudicó muchísimo.

 

 

Egresado del Colegio San Anselmo, Benjamín se presentó a la PSU con un NEM de 798 y se preparó durante todo cuarto medio para rendirla, ya que quiere estudiar Ingeniería Civil, para él, la PSU era una herramienta necesaria para entrar a la Universidad y se lo tomó así.

 

Lo que no vio venir es que unos meses antes el escenario político y social iba a cambiar tan drásticamente y que eso afectaría a todos los jóvenes que darían la PSU 2020. De personalidad práctica, Benjamín se tomó el primer cambio de fecha con altura de miras, “lo vi como una oportunidad de repaso para la prueba, pero ya con los otros cambios fue como mucho y más que ayudarnos, nos estresaron por toda la incertidumbre que generaba el aplazamiento”, recuerda.

 

Al igual que su hermano Nicolás, Benjamín dio la PSU en un colegio de Vitacura, “En el colegio donde me tocó dar la prueba no hubo mayores problemas y se pudo rendir con tranquilidad, así que no afectó en mis resultados”. De hecho obtuvo excelentes resultados, lo que le permitirá postular a Ingeniería Civil en la Universidad Católica.

 

Benjamín concluye que “Con todo este ‘estallido social’ siempre existió el temor a que se cancelara la prueba por todas las amenazas contra ella, personalmente no me vi afectado por lo que pasó con historia, pero muchos amigos dependían de esa prueba y los perjudicó muchísimo el no poder darla”.

 

Jacinta Fernández

Puntaje Nacional PSU: Matemáticas

 

 

Puntaje Nacional Matemáticas, Colegio Highlands Chicureo

Estoy muy contenta con mi resultado, espero postular a Diseño en la UC y el haber tenido buen ranking y buen NEM ha sido una gran ayuda para poder tener libertad de elegir dónde estudiar y también para enfrentar esta PSU.

 

Cuando cambiaron las fechas de la prueba me relajé unas semanas, hice un taller de Navidad para niños, tuve la graduación, la fiesta....me costó retomar el estudio. Sobre todo entre Navidad y Año Nuevo, que todos estaban ya de vacaciones. Pero me lo tomé bien en positivo y me propuse hacer cada día algo, una guía, un ensayo...La prueba la di en Colina y no se notaba tanto desorden ni funas, así que entré tranquila y no sentí ruidos ni gritos. Sólo había un ambiente tenso.



Deko Group chicureo
arriendo oficina chicureo wos center

Portadas
Sociales Chicureo
Ofertas

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.